La Guardia Civil lleva a cabo la investigación del caso. | A. Sepúlveda

37

La Guardia Civil está buscando a un atracador armado que días atrás asaltó un supermercado en sa Coma y antes de huir se disculpó con la cajera a la que había sustraído 2.000 euros: «No te haré daño. Lo siento, te atraco porque estoy en el paro».

Los hechos ocurrieron sobre las 21.45 horas, en la zona del paseo marítimo, y el delincuente estaba camuflado entre unos clientes que hacían compras en el súper. El hombre, que hablaba español y vestía completamente de negro, esperó pacientemente a que los clientes fueran pagando y cuando él fue el último le preguntó a la empleada sobre el precio de una botella de alcohol. En ese preciso instante, aprovechó el descuido de la cajera para esgrimir un cuchillo y amenazarla.

El varón le señaló a la empleada la caja registradora y le pidió que le diera todo el dinero que había en esos momentos, que ascendía a unos 2.000 euros. Ya con el botín en su poder, y para tranquilizar a la empleada, que estaba muy nerviosa, el ladrón le explicó que estaba sin trabajo y que no tenía otro remedio que robar para sobrevivir. También le pidió que se calmara, pues no le iba a hacer nada.