Lucia Patrascu fue asesinada a puñaladas. | Redacción Sucesos

25

Tanto desde la delegación del Gobierno como desde la Comandancia de la Guardia Civil se lanzó este miércoles el mismo mensaje: «Si se demuestra que hubo negligencia policial en el caso de la mujer asesinada en el Port de Pollença se depurarán todas las responsabilidades». Tal y como informó este miércoles Ultima Hora, Lucía Patrascu pidió ayuda en el cuartel de Pollença sólo cuatro horas antes de que su esposo la matara a puñaladas.

Noticias relacionadas

Evelio Antich, secretario general de la delegación del Gobierno y delegado en funciones, explicó a los medios de comunicación que se ha abierto una investigación interna y que el asunto también se ha judicializado. La Comandancia de Palma, por su parte, ha abierto ya un expedienten informativo a los mandos y agentes que estaban de guardia esa madrugada, cuando la mujer rumana se presentó en el cuartel para contar que vivía un calvario a causa de los malos tratos de su marido. El expediente, si se comprueba que los funcionarios no actuaron correctamente, podría derivar en una falta muy grave.

Por otra parte, este miércoles, a las nueve, el asesino confeso pasó a disposición judicial en Inca, después de pasar tres noches en los calabozos. Ioan explicó que no podía soportar la idea de que su mujer lo abandonara y que discutían continuamente, casi siempre debido a sus ataques de celos. Durante estos días no ha mostrado arrepentimiento. La jueza, tras escuchar su relato, ordenó su ingreso en el centro penitenciario. Los investigadores tratan de determinar si Ioan Ciotan tuvo noticias de que su mujer, esa madrugada, había acudido al cuartel de la Guardia Civil, y si esa circunstancia influyó en la pelea.