Un centenar de personas se manifestaron el sábado en defensa de los animales. | T. Ayuga

129

La investigación del Cuerpo Nacional de Policía en relación al fallecimiento del pitbull del Coll d’en Rabassa concluye que el animal no fue maltratado por su propietario.

Agentes del Grupo de Investigación Centro de la Policía Nacional se desplazaron hasta el domicilio del propietario del animal y comprobaron que ‘Luna’ carecía de chip de identificación, pero que Antonio Pericás disponía de licencia para tener animales potencialmente peligrosos. También se aseguraron de que ‘Blanca’ su otro perro, estaba en buenas condiciones y bien alimentada.

Tras entrevistarse con la denunciante del caso, esta confirmó que había visto el animal en un mal estado, pero que nunca presenció episodios de malos tratos. Finalmente, el informe del veterinario de Son Reus confirmó que la causa de la muerte del can fue consecuencia de una grave leishmaniosis.

Noticias relacionadas

El dueño del animal, Antonio Pericás, interpuso días atrás una denuncia contra los animalistas por el linchamiento «al que he sido sometido».