Previous Next
2

Tras varios intentos frustrados de su anterior defensa, Alexander Romanov, empresario ruso, es juzgado este viernes en la Audiencia de Palma por blanqueo de capitales. Este es el primer juicio contra la mafia rusa celebrado en la Isla. Romanov, con un cambio de abogado cuando faltaba menos de un mes para la vista, se enfrenta a 17 años de cárcel y una multa de 40,1 millones de euros. Otros once acusados se sentarán en el banquillo, entre ellos, la mujer del empresario.

Romanov está acusado de haber blanqueado 14 millones de euros de la Taganskaya en la operación de compra del hotel Mar i Pins de Peguera. A su mujer, la Fiscalía Anticorrupción le reclama 16 años de prisión. El matrimonio estuvo representado por el abogado Marcos García Montes, quien había sostenido una peculiar línea de defensa sin haber conseguido que Romanov quedara en libertad provisional. Probó, incluso, con una campaña de recogida de firmas a través de la página web Change.org.

El empresario ruso lleva más de dos años en prisión y la Audiencia prorrogó su estancia el pasado mes de diciembre. Desde hace menos de un mes, optó por un giro en su defensa. Fichó a Cristóbal Martell, uno de los penalistas más reputados de Barcelona que ha representado a Leo Messi y actualmente, a Jordi Pujol.