Técnicos municipales han revisado este jueves las alcantarillas para comprobar su buen estado, tras vaciar de alimentos podridos algunos de los establecimientos precintados por la Policía tras la operación contra la explotación laboral. | A. Sepúlveda

3

Personal de Emaya ha procedido este jueves a vaciar algunos de los locales precintados en la operación contra la explotación laboral llevada a cabo por la Policía Nacional el pasado mes de diciembre, que se saldó con la detención de una docena de empresarios y el cierre cautelar de bares y restaurantes de Palma.

Los operarios han sacado alimentos en muy mal estado que provocaban un fuerte olor y han procedido a la desratización y desinsectación de los establecimientos. También han revisado las alcantarillas de los alrededores para comprobar que la red está e condiciones.