Imagen del despliegue policial en Son Servera. | A. Sepúlveda

18

Guardias civiles armados asaltaron este miércoles con un ariete un punto de venta de drogas en Son Servera y detuvieron a un hombre de 58 años y a su hijo, de 19. Los investigadores creen que en esa casa se vendía marihuana y que algunos de los compradrores son menores.

La Guardia Civil del cuartel de Artà llevaba semanas ultimando la ‘operación Servei’, después de recibir numerosas denuncias de vecinos de la calle ses Creus, alertando de que allí se vendía droga.El cuartel de Artà estrechó el cerco sobre el sospechoso y cuando descubrió que había indicios de que menores del pueblo y de Cala Millor acudían a ese domicilio decidieron actuar.

Empuñando sus pistolas Beretta 92 FS, los agentes tiraron la puerta abajo con un ariete e irrumpieron en la casa al grito de «¡Guardia Civil!». El adulto no ofreció resistencia, pero el chico se puso nervioso y propinó un codazo a uno de los funcionarios, por lo que también fue reducido y detenido. La Policía Judicial de Manacor, el Grupo Cinológico de Palma y la Policía Local de Son Servera participaron en el operativo.

Se hallaron unos 3.000 euros, 60 gramos de cogollos de marihuana y unos 40 gramos de hachís. Los investigadores tenían la certeza de que no encontrarían un gran alijo, pero el objetivo era desmantelar este punto de venta tan activo.