La Policía Judicial de la Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación. | M.T

17

Dos atracadores apalearon y dejaron amordazado a un anciano de 88 años en Sencelles para robarle las llaves de su casa de Binissalem, que luego desvalijaron. La mujer, enferma, estaba en el domicilio cuando los dos ladrones entraron a registrarla. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Inca ha abierto una investigación para localizar a los dos implicados.

Sobre las 19.40 horas del lunes, la Policía Local de Binissalem fue alertada de que una mujer de unos 80 años que padece Alzheimer deambulaba desorientada por una calle del pueblo. La mujer contaba que dos hombres habían entrado en su piso de la calle des Fang «con las llaves de la casa». La vivienda estaba completamente desordenada y faltaban efectos de valor y dinero. Los ladrones utilizaron las llaves, que sólo tenía el marido. Y que seguía desaparecido. Finalmente, la Guardia Civil y la Policía Local contactaron con una familiar del matrimonio, que les indicó que les podía acompañar hasta la finca de Sencelles a la que habitualmente acudía el anciano, en el Camí de Son Lluny.

Mientras la inspeccionaban encontraron en una caseta al hombre amordazado, atado con bridas, y tendido en el suelo, de lado. Sangraba de forma abundante por la boca y era evidente que había sufrido una paliza.

El octogenario estaba conmocionado y llevaba al menos una hora atado. Fue evacuado rápidamente hasta un centro hospitalario.