Los cabecillas de la trama de empresarios acusados de explotar laboralmente a sus trabajadores en Palma y Marratxí se enfrentan a más de diez años de prisión.

Los investigadores del Grupo de la UCRIF del Cuerpo Nacional de Policía sostienen que los detenidos formaban parte de un grupo criminal muy estructurado, con funciones definidas y una dirección jerárquica. Durante la investigación, los agentes han descubierto la existencia de más de un millar de trabajadores afectados y una gran cantidad de proveedores presuntamente estafados.

Seis de los detenidos, cinco hombres y una mujer, han pasado este jueves a disposición judicial.

Noticias relacionadas

Los cabecillas del grupo criminal eran especialistas en defraudar a la Seguridad Social, falsificar nóminas y facturas, engañar a los empleados con contratos falsos y obligar a los mismos a que realizaran jornadas laborales de 70 horas semanales por 600 euros al mes.