Algunos de los objetos incautados durante las detenciones. | Policía Nacional

1

Agentes de la Policía Nacional han detenido a diez personas que integraban una organización que había cometido robos en 25 viviendas del litoral mediterráneo peninsular y de Balears, han informado fuentes del Ministerio del Interior.

Los detenidos, en su mayoría de origen argelino, se alojaban con documentación falsa en zonas residenciales destinadas a turistas y aprovechaban ausencias temporales de sus «vecinos» para acceder a sus domicilios y sustraer objetos de valor

Los policías, en colaboración con la Policía Nacional y la Gendarmería de Francia, han intervenido una gran cantidad de efectos sustraídos, de los que gran parte ya han sido devueltos a sus legítimos propietarios.

La investigación comenzó el pasado mes de junio cuando se tuvo conocimiento de que una organización, compuesta por ciudadanos de origen argelino, se dedicada a robar en viviendas de las zonas turísticas del litoral mediterráneo y a enviar los objetos sustraídos a Argelia.

En un primer momento, los agentes realizaron cinco detenciones en Eivissa, cuatro en Alicante y registraron cuatro viviendas, en las que fueron recuperados numerosos objetos sustraídos en los asaltos.

Unos días después se precipitó la detención de un décimo componente del grupo en Alicante que, mientras estaba siendo sometido a vigilancia por los agentes, observaron una agresión sobre su pareja e intervinieron de inmediato procediendo a su arresto.

Entre los afectados por estos 25 robos hay ciudadanos de casi todas las comunidades autónomas españolas y de países como Francia, Argentina, Suiza, Portugal, Holanda y Alemania.

Para reintegrar todo lo recuperado a sus dueños ha sido determinante la labor de las policías y los organismos consulares de los países donde residían las víctimas, han indicado las fuentes.

La investigación ha sido desarrollada por agentes del Grupo I de Delitos Contra el Patrimonio de la UDEV Central y del Grupo I de Crimen Organizado de la UDYCO de Alicante, con la colaboración de los oficiales de enlace de la Policía Nacional y la Gendarmería de Francia.