Asesinato de Asunta

Los padres de Asunta vuelven a Santiago por el juicio del crimen de su hija

| Santiago de Compostela |

Valorar:
preload
El furgón que traslada a Rosario Porto y Alfonso Basterra, los dos principales acusados de la muerte de su hija Asunta Basterrra, a su llegada al juzgado en la segunda jornada del juicio por el crimen de la menor.

El furgón que traslada a Rosario Porto y Alfonso Basterra, los dos principales acusados de la muerte de su hija Asunta Basterrra, a su llegada al juzgado en la segunda jornada del juicio por el crimen de la menor.

30-09-2015 | lavandeira jr

Los padres de Asunta Basterra Porto, acusados de la muerte violenta de esta niña de 12 años encontrada en una pista forestal de Teo (A Coruña) el 22 de septiembre de 2013, han llegado este miércoles a los juzgados compostelanos a las 09:15 procedentes del penal de Teixeiro en el que están internos.

Los únicos imputados por el crimen de esta menor han sido conducidos en un furgón rotulado de la Guardia Civil, pero incomunicados, ya que han viajado en departamentos diferentes del vehículo, han señalado fuentes cercanas al caso.

La de este miércoles, tras la constitución del jurado popular, es la primera sesión de esta vista oral, que se prolongará, previsiblemente, hasta el 21 de octubre.

El abogado de la madre de la pequeña, el penalista José Luis Gutiérrez Aranguren, ha señalado a la prensa que el estado de ánimo de su patrocinada, con la que él habló por vía telefónica, es «peor» que en días anteriores. «Yo la vi más animada el domingo», ha admitido.

Asimismo, ha avanzado Aranguren que en la jornada de este miércoles, dedicada a resolver cuestiones previas, no pedirá «la nulidad» del procedimiento, descartando de este modo los rumores que apuntaban a ello.

Solicitud de pena

Para los padres de Asunta, la acusación popular, que ejerce la asociación Clara Campoamor, pide 20 años de cárcel por un delito de asesinato, una pena que el Ministerio Fiscal rebaja hasta los 18.

Las defensas solicitan la libre absolución puesto que mantienen que existe una estrategia clara para implicar a los dos padres, que están acusados de idear un plan conjunto con el objeto de dar muerte a la niña, a la que adoptaron cuando no tenía cumplidos los doce meses de vida, suministrándole ansiolíticos con la idea preconcebida de, posteriormente, asfixiarla con una almohada.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.