Juicio en Palma contra dos policías nacionales por supuestas torturas. | A. Sepúlveda

4

El juicio contra dos policías nacionales acusados de torturar en la Jefatura de Palma a un detenido en septiembre de 2009 ha sido aplazado al próximo lunes porque uno de los procesados renunció a su abogado el pasado viernes y no ha encontrado un nuevo defensor.

El acusado ha alegado «diferencias insalvables» con el letrado que había llevado su defensa hasta ahora porque le aconsejaba aceptar el delito para rebajar la pena, mientras que él quiere defender su inocencia en un juicio.

La magistrada de la sección segunda de la Audiencia de Palma que preside la vista, Francisca Ramis, ha aceptado los argumentos del acusado y le ha emplazado a buscar un nuevo letrado y a preparar su defensa durante esta semana, que considera un plazo suficiente «dada la escasa complejidad» de los hechos a enjuiciar.

La vista ha quedado señalada para lunes, martes y miércoles de la próxima semana.

Según el relato de la Fiscalía, que pide sendas condenas de 3 años de prisión y nueve de inhabilitación, los dos agentes encañonaron con una pistola al detenido en el garaje de la Jefatura de la Policía Nacional de Palma y dispararon el arma tres veces en vacío.

La agresión, de acuerdo con la versión de a acusación pública, se produjo en venganza por una pelea en un local de ocio en la que se habían enfrentado la víctima y varios agentes fuera de servicio.