Imagen de archivo del hospital de Inca. | M. Poquet

5

Agentes del SAF (Servicio de Atención a la Familia) del Cuerpo Nacional de Policía se han hecho cargo de la investigación de la denuncia interpuesta sobre un adolescente acusado de, supuestamente, abusar sexualmente de su hermanastro de tan sólo 5 años de edad.

Según las primeras hipótesis de la investigación, los hechos denunciados tuvieron lugar en Palma, pero todas las alarmas saltaron durante una visita del menor al área de urgencias del hospital de Inca.

Durante el fin de semana, un niño de cinco años y nacionalidad española, acudió al centro hospitalario acompañado de su progenitor. Durante la exploración, el facultativo detectó una serie de anomalías compatibles con la posibilidad de que el menor fuese víctima de abusos sexuales. Tras activar el protocolo de actuación establecido en estos casos, se alertó a la Guardia Civil del puesto de Inca y se informó al padre.

Al parecer, según la primera toma de declaración, el niño señaló a su hermanastro, un adolescente de entre 14 y 15 años de edad, como el presunto autor material de los citados abusos.

Sin dudarlo ni un segundo, el padre se puso en contacto con las diferentes unidades especializadas de la Guardia Civil de Inca, se desplazó hasta el cuartel e interpuso la pertinente denuncia. También se investiga si el presunto agresor, también menor de edad, pudo a su vez haber sido objeto de algún abuso.