Manuela Jiménez fue víctima de un tirón el pasado sábado en Inca. | Antoni Pol

60

La Policía Local de Inca abrirá dos investigaciones internas para esclarecer por qué se tardó hasta 20 minutos en llegar a un punto de la ciudad relativamente céntrico en el que se había cometido un robo y por qué, al día siguiente, se desvió a la víctima al cuartel de la Guardia Civil para que presentase la denuncia cuando la afectada pretendía hacerlo ante la Policía Local.

Las investigaciones llegan después de que la víctima, una vecina que se llama Manuela Jiménez, denunciara «el menosprecio que recibí por parte de la Policía Local de Inca».

Jiménez, de 66 años, relató que la noche del sábado regresaba a casa acompañada de una amiga y que sobre las 22 horas, cerca de la plaza del Blanquer, alguien con la cara tapada trató de robarle el bolso que llevaba colgado del brazo.

«Pedimos auxilio, y una chica joven que pasaba por allí llamó a la Policía Local, pero nadie le contestó. Luego otro vecino llamó al 112 y rápidamente se personó la Guardia Civil. Luego vino la ambulancia, y finalmente la Policía Local», recuerda. «Me llevaron al Hospital pero por suerte no tuve fracturas. Al salir, un agente de la Guardia Civil esperaba para saber cómo me encontraba. Al día siguiente, hacia las 10, acudí con mi hija a la Policía Local para hacer la denuncia, pero me indicaron que solo había tres agentes trabajando y que dos tenían que ir a patrullar, que si podía hacerla ante la Guardia Civil», finaliza Jiménez.

El Ajuntament informó de que va a abrir una «investigación interna» para conocer los motivos por los que se tardó «un tiempo excesivo» en llegar al lugar del robo y otra para saber por qué no se recogió la denuncia de la afectada en el propio cuartel y se la desvió a la Guardia Civil.