María Antonia Salazar, que presenta importantes lesiones faciales, en la clínica Juaneda. | A. Sepúlveda

36

María Antonia Salazar, vecina de Palma de 54 años, se recupera en la clínica Juaneda de las graves lesiones que le provocó una piedra lanzada desde el puente de Sa Cabana, cuando circulaba con su marido en coche por la autopista de Inca.

«Me he pasado toda la noche maldiciendo a esas personas. Lo que hicieron no es normal: fue casi un asesinato. Me han desfigurado el rostro», manifestó a Ultima Hora. La mujer ha sido operada de urgencia y sufre fractura nasal, lesiones en el maxilar superior, tiene uno de sus ojos muy afectado, presenta cortes en la boca y una contusión en el pecho.

Noticias relacionadas

«Habíamos realizado unas compras de Navidad en Marratxí y sobre las ocho y media volvíamos a Palma, por la autopista. De repente, varios jóvenes que estaban asomados en el puente de sa Cabana nos lanzaron una gran piedra, de unos 15 centímetros, que entró por el cristal delantero, justo donde yo estaba sentada. Una parte se partió y la otra me dio de lleno; aquello parecía un atentado terrorista. Perdí el conocimiento», recuerda.

El primer afectado, Miguel Martínez Cabrera, creyó ver a un joven de entre 20 y 30 años, pero María Antonia Salazar apunta a que eran varios los cómplices.

En cuatro días se han presentado dos denuncias por coches atacados y hay un tercer atentado, en el puente de Son Oliva, que no fue denunciado.