Los acusados, ayer, en la Audiencia Provincial de Palma durante el juicio.

1

Samba judicial. Tres brasileños fueron juzgados ayer acusados de vender pastillas en Eivissa. Las dos mujeres que se sentaban en el banquillo tienen además ciertos vínculos con el fútbol. Una de ellas acompañaba al exinternacional brasileño Edmundo cuando éste provocó un accidente de tráfico con tres fallecidos en Río. La otra, que ha trabajado como modelo en su país, afirmó en el juicio que había vivido en Eivissa con una novia de Ronaldo para explicar su presencia en la Isla e intentar evitar el delito.

Con todo, el principal acusado es el único hombre. Éste y su novia -la de Edmundo- están presos por esta causa y están reclamados por las autoridades brasileñas también por tráfico de drogas. Los tres fueron sorpendidos el 19 de agosto de 2013. Iban en un coche de alquiler con casi 7.000 pastillas de éxtasis encima. Las dos mujeres afirman que no eran suyas y que no sabían que el acusado las llevaba encima. Éste da una versión un tanto rocambolesca: llevaba más de una semana en la Isla con las pastillas en el maletero para dárselas a otra persona que no aparecía por ningún sitio. Eso sí, no pudo explicar por qué llevaba parte de la droga en el bolsillo no por qué tenía un carné de conducir griego con una foto suya ya colocada. Por eso le piden otros dos años más de prisión por falsedad en documento. Pase lo que pase en el juicio, los dos principales acusados tienen causas pendientes en Brasil.