La empresa tenía su sede en el polígono de Son Castelló de Palma. | Alejandro Sepulveda Soler

El cocinero Chicote se volvería loco. La policía ha detenido a tres responsables de la empresa de cátering familiar por distribuir alimentos en mal estado, tal y como avanzó este diario. Los sospechosos falsificaban las fechas de caducidad de los alimentos, los guardaban en almacenes insalubres o los repartían en vehículos sin refrigeración.

La Brigada de Extranjería puso en marcha la ‘operación Carpetazo’ hace dos semanas cuando supo que podían producirse delitos contra los derechos de los trabajadores en la empresa, una sociedad familiar radicada en el polígono de Son Castelló.

Las pesquisas avanzaron y se descubrió lo que ocurría además con la comida. El pasado martes se puso en marcha un dispositivo después de que un juzgado autorizara el registro de las instalaciones. En ella, los agentes junto a personal de la Conselleria de Sanidad encontraron una pesadilla en la cocina: productos caducados, disolventes y etiquetas para falsificar las fechas y distinta documentación.

En la misma operación, además de detener a los tres miembros de la misma familia -todos ellos españoles- se ha imputado a cinco trabajadores por participar en la manipulación de los alimentos. Todos ellos relataron coacciones y un trato al límite por parte de los empresarios para que no denunciaran.