7

El segundo agente de la Policía Nacional de Eivissa que fue detenido por, presuntamente, participar en el robo de cerca de un millón de euros de una caja fuerte ubicada en las oficinas del Grupo de Empresas Matutes quedó ayer en libertad con cargos tras declarar en el juzgado de guardia. Está acusado de un delito de encubrimiento en robo con fuerza.

El agente J. J. F., que fue durante años hombre de confianza Abel Matutes, para quien trabajó como chófer y escolta hasta hace unos tres años, fue arrestado el viernes y ayer fue puesto a disposición judicial. J. J. F., muy conocido en la Isla también por su afición al pilotaje de coches de carreras, llegó al juzgado sobre las nueve y media de la mañana de manos de sus compañeros y sin esposar.

Compañero

Declaró dos días después de que lo hiciera su compañero R. R. G., que confesó en el juzgado de guardia haber sido el autor material del robo y que también quedó en libertad con cargos. Se da la circunstancia de que este agente residía junto a las oficinas en las que se produjo el robo y que era hombre de confianza de los responsables de la empresa, lo que le habría permitido tener la información necesaria acerca de la ubicación del dinero y del funcionamiento de las alarmas y videocámaras.

Fuentes conocedoras del caso señalaron que R. R. G. declaró que fue él quien, en la madrugada del 26 al 27 de octubre, reventó la caja fuerte del vicepresidente del Grupo de Empresas Matutes, de donde se habría llevado casi un millón de euros. Unos cien mil se los habría quedado él, siempre según su declaración, y el resto, en una maleta, se los habría entregado a su J. J. F. sin que éste conociera qué había en el interior. Fuentes extraoficiales dijeron que en casa de J. J. F. los investigadores encontraron, al parecer enterrada, la maleta con el dinero. De esta forma, se habría recuperado todo el dinero de la caja fuerte, que al parecer fue forzada mediante una lanza térmica.

Desde la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía no quisieron ayer facilitar información acerca de este caso, ya que, según dijeron, la investigación sigue en marcha. Sí apuntaron que la detención de estos dos agentes ha causado una auténtica conmoción en el Cuerpo.

Por su parte, desde el Grupo de Empresas Matutes explicaron ayer que se han personado en causa y pidieron prudencia a la hora de hacer valoraciones sobre el caso.