3

La Audiencia de Palma juzgará el próximo jueves a Marco Antonio C.C. por abusar en su coche de una niña de 14 años que sufre un retraso madurativo y para quien la Fiscalía pide una pena de 8 años de prisión así como la prohibición de que se acerque a menos de 500 metros de la menor durante 10 años.

Los hechos que juzgará la Sección Primera el próximo jueves tuvieron lugar en noviembre del año pasado, cuando la niña tenía 14 años y el agresor 29, después de que ambos se conocieran en un locutorio de Manacor y él le pidiera a la menor su número de móvil.

Días después, el agresor llamó varias veces a la niña, utilizando el teléfono de un amigo. Cuando el padre de la menor lo supo, llamó al móvil desde el que se habían hecho esas llamadas y requirió al hombre que contestó que no se acercara a su hija.

La tarde del 11 de noviembre de 2012, el acusado volvió a llamarla varias veces, convenció a la menor de que le iba a comprar unas chucherías y ella accedió a acompañarle en su coche. El agresor condujo a un descampado, desnudó a la menor y la violó.

Posteriormente dejó a la niña en el centro de Manacor, le advirtió de que no contara lo ocurrido a nadie, en especial ni a su padre ni a su hermana gemela, y le dijo que la volvería a llamar para quedar de nuevo.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, tras lo ocurrido, la menor, que no había mantenido relaciones sexuales con carácter previo, no pudo ser examinada ginecológicamente por sufrir crisis de ansiedad.

La víctima presenta un retraso madurativo que limita su capacidad para tomar decisiones y defenderse de agresiones físicas, imposiciones, manipulaciones o inducciones.

El ministerio público considera al acusado culpable de un delito de abusos sexuales y pide que se le imponga una pena de 8 años de prisión, la prohibición de aproximarse a la menor o comunicarse con ella durante 10 años, así como que el procesado indemnice a la víctima con 12.000 euros por daños morales.