De la mercancía intervenida destacan los complementos de moda, como las gafas, relojes o gorras. | Redacción Sucesos

25

Los policías locales de los municipios de Alcúdia, Muro, Santa Margalida y Pollença han intervenido material a 31 vendedores ambulantes que lo comercializaban de forma irregular en zonas turísticas, durante una campaña conjunta de control llevada a cabo entre el 22 y el 28 de julio.

Los controles de venta ambulante forman parte del calendario de iniciativas conjuntas entre varios municipios establecido por el Consejo de Coordinación de Policías Locales del Norte de Mallorca y se repetirá en agosto, ha informado la Conselleria de Administraciones Públicas en un comunicado.

Según los resultados recogidos por el Instituto de Seguridad Pública de las Islas Baleares (ISPIB), de la Conselleria de Administraciones Públicas, se levantaron 47 actas y se retuvo el material a 31 vendedores ambulantes.

Los controles se llevaron a cabo de noche en el Port de Pollença, Port d'Alcúdia, Playas de Muro y Can Picafort.

De la mercancía intervenida destacan los complementos de moda, como las gafas o los relojes (requisado a 22 vendedores), así como material para hacer trenzas en el cabello (a 8 personas) y lo incautado a un vendedor que comercializaba bebidas.

Los controles contra la venta ambulante en las zonas peatonales y playas forman parte de las acciones previstas en los calendarios de actuación conjunta de varios consejos de coordinación de policía local de las islas.