El interventor del Alvia accidentado el 24 de julio, Antonio Martín Marugán, atiende a los medios a su llegada para declarar como testigo ante el juez Luis Aláez. | Lavandeira jr

1

Antonio Martín Marugán, el interventor del tren siniestrado la pasada semana en Santiago de Compostela, ha reconocido que llamó por teléfono al maquinista, pero que «al salir del tren llevaba el móvil en el bolsillo».

El interventor hizo estas declaraciones a las puertas de los Juzgados de Santiago de Compostela, donde ha sido citado para declarar como testigo ante el juez Luis Aláez que investiga el trágico accidente en el que murieron 79 personas.

El interventor ha reconocido a los periodistas que se encontraban a las puertas del Juzgado que había hecho una llamada al maquinista Francisco José Garzón pero que al salir del convoy, tras el accidente, llevaba el móvil en el bolsillo.

Noticias relacionadas

Antonio Martín Marugán llegó al Juzgado a las 09.15 y poco después salió de la sede judicial para volver a entrar minutos antes de las diez, hora a la que había sido citado para prestar declaración.