Los diez acusados, ayer en la Audiencia Provincial.

Siete acusados de formar parte de una red que vendía pastillas de éxtasis y cocaína en menor medida en s'Arenal reconocen que se dedicaban al tráfico de drogas. El juicio al grupo comenzó ayer en la Audiencia Provincial de Palma con un reconocimiento de los hechos por la mayoría de los acusados. La defensa de uno de los que no admiten los hechos solicitó la nulidad de las escuchas telefónicas que llevaron a la detención del grupo, algo que la Sala rechazó de plano.

Los miembros del grupo fueron detenidos en octubre de 2011. Entre ellos hay ciudadanos españoles, italianos, marroquíes, uruguayos y al frente de todos un italiano que, según la acusación era el que les suministraba las pastillas a los demás. Además de vender al por mayor, los acusados distribuían la droga cerca de discotecas y de bares de la zona. En la operación policial, los agentes registraron varias viviendas de las calles Zama y Almircal y detuvieron a los principales acusados. Con todo, el resto, según relata el fiscal, continuó con su actividad de forma normal durante un mes más. La Fiscalía solicita en su escrito de conclusiones provisionales una condena de cinco años de cárcel para la mayoría de los miembros del grupo, si bien las peticiones serán modificadas a la baja para los acusados que han admitido los delitos. Varios de ellos tienen ya antecedentes penales por otros delitos de narcotráfico.