Los detenidos fueron puestos a disposición judicial el pasado viernes. | PERE BOTA

3

Por mí y por todos mis compañeros. Carlos ‘El Loco’, el excabo primero del ejército que lideraba al grupo de exmilitares y mercenarios detenidos por ocho violentos atracos en Mallorca justifica a sus compañeros: «Todo lo que hayan dicho es verdad, incluso si han dicho que se han visto intimidados que han tenido miedo por mi forma de ser». Esa versión del miedo es precisamente, la dada por uno de sus compañeros, que confesó haber estado en tres robos: «No denuncié porque hay un tipo que está loco y que tiene un fusil de asalto», afirmó.

‘El Loco’ -mote que tenía en el ejército- se negó a declarar en el juzgado de guardia. Se limitó a exculpar a sus compañeros. Ni tan siquiera se opuso a ingresar en prisión. Su compañero le retrató como un personaje violento. Ambos habían coincidido en el Ejército, donde habían sido cabos. En concreto el segundo había formado parte de un grupo de operaciones especiales y había estado en operaciones en Bosnia y Líbano. Desde 2010 trabajaba en barcos pesqueros que faenan en el Indico en el servicio de seguridad frente a los piratas somalíes.

Según este detenido, en el primer robo en el que participó fue el de un chalé en Puig d’en Ros. Cuenta que quedó con ‘El Loco’ para hacer una marcha de supervivencia. Caminaron unos veinte minutos y el otro acusado se adentró en una zona frondosa y saltó un muro. Dentro de la finca, el otro sacó un arma de una bolsa que el declarante pensaba que era una répica pero que, en realidad era un fusil de asalto. Relata que el principal imputado «fue derecho a reducir al vigilante de seguridad», en una escena que califica de «muy violenta».

Dentro de la casa vieron a un hombre en la cama, al que maniataron. El detenido señaló a la juez que en ese momento se dio cuenta de que había participado en un robo con violencia con un fusil y que estaba muy asustado y conmocionado.

Una situación similar se repitió en otra casa de Costa d’en Blanes. El ‘arrepentido’ señaló que le fue a buscar su excompañero y que intentó convencerle de que iban a atracar en casa de unos traficantes de cocaína y que quería ir a atracar a un banquero corrupto. Ante su negativa, le replicó: «Tú ya has entrado conmigo en una casa. Vas a caer igual».

En toda la confesión, el detenido señala que acompañó al otro por miedo y para intentar evitar males mayores: «Sabía que lo podía mantener a raya. Tenía ideas más ‘heavys’, no tiene escrúpulos. Veía ir con él como un mal menor».

Éste hombre negó haber participado en más robos porque se embarcó para trajabar en seguridad privada. Sobre el robo del fusil relató que ‘El Loco’ le dijo que lo cogió con facilidad: «Fue entrar, cogerlo y salir silbando».