La Guardia Civil de Inca practicó cuatro arrestos y no se descartan nuevas detenciones.

11

Un enfrentamiento entre narcos del menudeo de Inca acabó con cuatro detenidos, un registro domiciliario en la vivienda de uno de los implicados y varios de ellos lesionados.

Agentes de la Guardia Civil procedieron a la detención de tres ciudadanos senegaleses y un varón marroquí acusados de tráfico de drogas y lesiones. Se trata de los principales implicados aunque no se descartan más detenciones.

El comienzo de la historia fue rocambolesco ya que el ciudadano marroquí se personó en las dependencias de la Guardia Civil de Inca para interponer una denuncia contra tres ciudadanos de color que le habían propinado una paliza. Hasta aquí la situación se desarrolló con normalidad, hasta que el marroquí dijo que le habían robado una cantidad no determinada de droga, lo que provocó incredulidad entre los agentes.

A los dos días, uno de los senegaleses denunciados apareció en el cuartel y dijo que las heridas que presentaba se las habían causado un grupo de marroquíes que le habían dado una paliza unas horas antes.

Investigación

Ante las dos denuncias, los integrantes de los grupos de investigación de la Guardia Civil descubrieron que ambas agresiones estaban relacionadas entre ellas.

Al parecer, el marroquí y los senegaleses se dedican al menudeo de droga en la zona de Inca. El enfrentamiento estaba motivado por discusiones relacionadas con su actividad y querer tener un mayor control del 'mercado'.

La agresión que fue el detonante del enfrentamiento se produjo en el portal de la vivienda donde reside el ciudadano marroquí, ubicado en la gran vía de Colon de Inca. Todos los heridos fueron atendidos facultativamente y se aportaron los pertinentes partes médicos en las denuncias.

Tras solicitar la pertinente autorización judicial al juzgado de guardia de Inca, en la mañana de ayer, una comitiva judicial y agentes de la Guardia Civil que se encargan del caso practicaron un registro domiciliario.

Durante el mismo, los agentes encontraron pequeñas cantidades de droga, supuestamente, propiedad del inquilino del inmueble.

Ahora, ambos bandos mantienen un cruce de acusaciones y declaran que todos son consumidores de sustancias estupefacientes, pero que bajo ningún concepto son traficantes.

La operación sigue abierta, dado que en las próximas horas podrían producirse nuevos arrestos en referencia al caso.