NAC81 CÓRDOBA 21/10/2011.- Fotografía de archivo de Jose Bretón, tomada el pasado 21/10/2011, durante su participación en la reconstrucción de los hechos en el parque Cruz Conde a petición del juez, tras tomarle declaración en el el Juzgado de Instrucción número cuatro de Córdoba. El juez de instrucción número 4 de Córdoba, José Luis Rodríguez Laínz, ha imputado hoy a José Bretón, padre de los dos niños desaparecidos el pasado 8 de octubre en Córdoba, dos delitos de asesinato con alevosía y la agravante de | Efe

11

José Bretón, padre de los dos niños de 2 y 6 años desaparecidos en octubre de 2011 en Córdoba, ha dicho que enterrar los huesos hallados en una hoguera de la finca de «Las Quemadillas» sería una «aberración» porque está convencido de que no son de sus hijos, Ruth y José.

Así lo ha asegurado hoy a la salida de la cárcel de Alcolea su abogado, José María Sánchez de Puerta, quien ha visitado a su cliente dos días después de que el juez instructor del caso, José Luis Rodríguez Laínz, emitiese un auto en el que rechazaba entregar los restos óseos a la familia materna para que, como era su deseo, pudiesen darles sepultura.

El abogado ve «extraño» este auto del juez porque ocupa una decena de folios de los que nueve versan sobre un estudio de la cadena de custodia de los restos óseos.

Según Sánchez de Puerta, dicho auto no era para debatir este asunto, sino la idoneidad o no de enterrar los huesos antes de que se celebre el juicio.

«El juez lleva haciendo esto desde que vislumbró que la defensa iba a ir por ahí», ha sentenciado.

En un apartado de su escrito, Laínz asume que la decisión de no entregar los huesos es «dolorosa», lo que según Sánchez de Puerta supone que el juez «tiene plena seguridad de que son huesos humanos».

No obstante, ha recordado que Laínz es el juez instructor y no será el que estará en el momento del juicio.

Por otro lado, el padre de Ruth y José está informado de la denuncia que presentaron varios de sus familiares directos contra miembros de la plataforma «Justicia para Ruth y José» por supuesto acoso y vulneración del derecho a la intimidad.

Bretón considera que efectivamente sus padres, hermanos y cuñados han sufrido acoso, algo que él mismo ha hecho saber en varias ocasiones.

Sánchez de Puerta ha admitido que en su defensa de Bretón trabajará varias líneas, entre ellas la de que los huesos no son humanos y la ruptura de la cadena de custodia.

Finalmente, ha apuntado que su cliente está seguro de que quedará en libertad tras la celebración del juicio.