Guardias civiles y sanitarios, con el herido, tras la brutal agresión del miércoles. | Michel's

30

Un millón de euros de deuda pudo ser el motivo de la brutal agresión que sufrió un empresario del Port d’ Andratx hace algunos días, según baraja la Policía Judicial de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo del caso.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles, a las ocho menos cuarto de la mañana, cuando un testigo avisó de que un empresario alemán de 46 años de edad se encontraba herido tras sufrir una brutal paliza a las puertas de su casa. Los agresores eran dos encapuchados, que vestían con ropas oscuras, y que se dieron a la fuga por una zona de rocas próxima al mar.

Emboscados

Los dos asaltantes habían permanecido ocultos entre unos coches, esperando a que el empresario saliera de su casa, y cuando éste pisó la calle le abordaron por detrás y le propinaron una brutal paliza. El hombre quedó malherido en el suelo y los gritos del testigo precipitó la huida de los dos agresores. Uno de ellos se levantó la capucha y el vecino pudo ver que era un hombre de unos 50 años de edad. Los hampones hablaban entre ellos en una lengua extranjera que no ha sido precisada.

Cuando los equipos sanitarios llegaron a esa calle, el empresario permanecía conmocionado y fue evacuado hasta el hospital de Son Espases. De forma paralela, la Policía Judicial abrió una investigación ya que todo apuntaba a que se trataba de un «recado» en forma de paliza para el empresario, que cerró su negocio hace algunos meses.

Durante horas, los agentes peinaron la zona del faro en busca de una pistola eléctrica y un martillo de carpintero, que los agresores llevaban encima y que pudieron arrojar entre las rocas cuando huían.

Ahora, días después del salvaje ataque, los funcionarios cuentan con nuevos datos y una de las hipótesis que se barajan es que el empresario hubiera contraído una deuda de un millón de euros.

Los datos facilitados por el testigo han sido muy importantes para los investigadores, aunque de momento no se han practicado detenciones. La Benemérita también trata de aclarar si otros residentes de la zona vieron o escucharon algo sospechoso esa mañana, cuando los dos matones se emboscaron frente a la casa del empresario y esperaron a que saliera. El herido se recupera de sus lesiones y ya ha recibido el alta hospitalaria.