Foto de archivo de una intervención de agentes de la Policía Nacional en un suceso en la Plaça d'Espanya de Palma. | ALEJANDRO SEPULVEDA

56

Tres sindicatos de la Policía Nacional han denunciado hoy la «pérdida de eficacia» y «profunda desmotivación» que sufren los agentes en Baleares a causa de los recortes del Gobierno, una situación de «hartazgo» por la que mañana no participarán en la celebración del Día del Patrón de la Policía.

En un comunicado, las organizaciones Sindicato Unificado de Policía Confederación Española de Policía, Unión Federal de Policía y Sindicato Profesional de Policía, que agrupan a todos los miembros de la Policía Nacional en las islas, manifiestan que el cuerpo «se encuentra en uno de sus momentos más bajos de la historia reciente».

Atribuyen esta situación a varios factores, entre ellos «los continuos errores históricos» a los que ha sido sometido el cuerpo, con desigualdades retributivas, escasez de material y «políticas caóticas» de empleo público.
A ellos se le suman «los recortes salariales, en acción social, en infraestructuras y material y demás restricciones presupuestarias» a las que, según denuncian, se les ha sometido en los dos últimos años.

Ello, añaden, les lleva «de forma irremisible a una pérdida sensible de eficacia policial y de profunda desmotivación laboral».
«Por todo ello, porque la Policía no está para ningún tipo de celebración, es por lo que anunciamos que formalmente ningún representante del Sindicato Unificado de Policía, Confederación Española de Policía, Unión Federal de Policía y Sindicato Profesional de Policía asistirá a ninguno de los actos conmemorativos que se celebrarán este día», anuncian.

Y, como muestra del «hartazgo» y a modo de protesta, anuncian que mañana, día festivo para los agentes, los representantes sindicales permanecerán encerrados en las dependencias policiales donde tienen sus sedes.

«No está en nuestra mano dictar normas que eviten el robo de la paga extra que se efectuará estas Navidades, pero sí lograr que este día de recuerdo a nuestros caídos se convierta en escaparate de la triste realidad que vivimos los policías españoles», añaden.