0

Bomberos, Emergencias y Carreteras del Consell trabajan para normalizar la situación en las carreteras de la Serra y en el monasterio de Lluc, donde esta medianoche han sido desalojadas 150 personas por un tornado, con vientos de hasta 100 kilómetros por hora, que han dejado 3 heridos leves.

Los nueve efectivos del cuerpo de bomberos de Inca están revisando las estructuras del santuario y retirando materiales peligrosos que han caído o que han quedado colgando, tras el desprendimiento de tejados, tuberías, cristales, farolas en el monasterio por vientos de hasta 100 kilómetros por hora,, ha informado el Consell de Mallorca.

Las vías de acceso al Santuario de Lluc han tenido que ser cerradas durante la madrugada por la caída de pinos y desprendimientos de la montaña.

Las carreteras Ma-10, en la salida de Lluc hacia Pollença, la Ma-2140, en la entrada a Lluc, y la Ma-2130, carretera de Caimari a Lluc, han estado cortadas hasta las 6 horas.

En todas ellas, la caída de árboles ha imposibilitado el tráfico normal y el operarios han trabajado toda la noche para retirar los obstáculos.

En la Ma-10, a la altura del kilómetro 37,9, entre los términos municipales de Fornalutx y Escorca, se ha producido un importante desprendimiento de rocas que, sin embargo, no ha obligado a cerrar la vía, pero sí uno de los carriles, ha informado el departamento del Consell de Carreteras del Consell de Mallorca.

Los desprendimientos de árboles y rocas en las carreteras han dañado el asfalto y los servicios trabajan en la reparación del asfalto y la limpieza de las vías.En la Ma-4027, en Cala Bona, también ha caído un pino, pero no ha sido necesario cerrarla al tráfico.

Por otra parte, Carreteras ha informado también de retenciones de hasta cinco kilómetros en la M-19, en la autopista de Llucmajor, en sentido a Palma, y de dos kilómetros en la Vía de cintura.

Las retenciones en la autopista a Llucmajor han llegado hasta el kilómetro 6, cerca de la salida al paseo marítimo, el mismo acceso en el que se une con la Vía de cintura, donde también se han registrado hasta dos kilómetros de colas de coches.

Las retenciones no tienen ninguna causa específica, pero se presentan cuando el cielo está nuboso y hay escasa visibilidad, han señalado desde Carreteras del Consell.

Además, ha coincidido con la salida de las escuelas del primer día de clases, que durante la mañana, no ha producido ninguna incidente, salvo pequeñas retenciones a la altura de Son Rapinya en Palma.