Imagen de los agentes durante su intervención en Andratx. | Michel's

16

Una quema que contaba con el pertinente permiso, pero que se realizó a escasos cinco metros de la carretera que une Andratx y el puerto, provocó la alarma y un aluvión de quejas vecinales.

Al parecer, los responsables del huerto de Sant Esteve, quemaron unas montañas de restos de poda. Lo que en un principio no debía tener la mayor trascendencia, por causas que se desconocen, pero que están siendo investigadas, se descontroló y provocó una intensa humareda que inundó parte del municipio andritxol.

Policía Local

Rápidamente, agentes de la Policía Local de Andratx e inspectores de Medio Ambiente se personaron en el lugar, realizaron un reportaje fotográfico y redactaron el pertinente informe policial.

Cabe destacar que la centralita policial se colapsó de llamadas y las quejas por parte de los vecinos fueron numerosas. Al encontrarse la quema, a unos cinco metros de la carretera, la humareda afectó levemente la circulación del tráfico rodado.