La víctima fue trasladada en una camilla hasta el helicóptero de la Guardia Civil. | H. Carter

Una escaladora de 38 años de edad, llamada Cati Lladó, sufrió un grave accidente en s’Entreforc, en Escorca, al caer desde unos cinco metros de altura y fracturarse una vértebra. El Equipo de Montaña de la Guardia Civil (GREIM) consiguió rescatar a la deportista y el helicóptero del Cuerpo la evacuó hasta Son Espases.

El accidente ocurrió poco antes del mediodía del sábado, cuando la mujer y su compañero practicaban escalada clásica en ese tramo del torrent de Pareis. Cati Lladó se disponía a subir por una vía de escalada cuando una de las piedras se desprendió de su mano derecha y provocó su caída. A consecuencia del impacto, la escaladora se fracturó una vértebra y quedó malherida en aquel paraje. Su acompañante dio la voz de alarma y hasta s’Entreforc se desplazó el helicóptero de la Guardia Civil, el GREIM y los bomberos, aunque estos últimos no llegaron a intervenir.

Un médico que practicaba excursionismo por el torrent de Pareis y otros deportistas ayudaron a los guardias civiles a trasladar la camilla con la herida hasta el helicóptero. Antes, procedieron a inmovilizarla para que su estado no se agravara.

El aterrizaje del aparato de rescate fue complicado, ya que la zona era muy abrupta y había una serie de árboles derribados que dificultaban tomar tierra cerca de s’Entreforc.