Una ambulancia del 061 en la urbanización de Monport, durante la intervención del lunes.

15

Los servicios de emergencia de Andratx reanimaron en la noche del lunes a un niño de tres años que estaba en estado crítico tras desplomarse cuando jugaba junto a la piscina de un chalet, en la urbanización de Monport.

Los hechos ocurrieron sobre las diez menos veinte de la noche, cuando la Policía Local fue informada de que un menor se encontraba en estado muy grave y no reaccionaba. Una ambulancia del PAC (Punto de Asistencia Continuada) y una patrulla se desplazaron hasta la casa y, en efecto, se encontraron al niño inconsciente.

Reanimación

Los efectivos de emergencias comenzaron a practicarle tareas de reanimación al pequeño, en presencia de sus padres, que son de nacionalidad americana, y la abuela. La familia estaba muy afectada, y poco después el niño respondió a la reanimación y comenzó a llorar.

Al poco tiempo, llegó otra ambulancia al chalet, con médicos del 061, que se hicieron cargo de la víctima y evaluaron su estado. Los facultativos le comunicaron a los padres que era prioritario ingresar al menor cuanto antes en un centro hospitalario, por lo que la ambulancia lo evacuó hasta Son Espases, donde quedó ingresado con pronóstico reservado.

La Policía Local confeccionó un atestado sobre lo ocurrido y tomó declaración a la familia, que lleva un tiempo residiendo en la urbanización de Andratx. Los investigadores barajan dos posibilidades para explicar el gravísimo estado en el que fue encontrado el niño: una insuficiencia cardiaca relacionada con un posible soplo en el corazón o un ataque epiléptico.

Durante la noche y la mañana de ayer, su evolución parece ser que fue positiva. Los vecinos de Monport agradecieron ayer la celeridad con la que policías y sanitarios se desplazaron hasta el chalet y reanimaron al niño: «Le han salvado la vida, porque dicen que estaba muy mal y no respondía. La intervención fue muy rápida y al final afortunadamente todo salió bien», relató una residente de la zona.