Tres de los acusados, ayer por la mañana en la Audiencia. | A. Sepúlveda

7

La fiscal solicitó ayer un total de 34 años de prisión para seis acusados de tráfico de éxtasis en Mallorca. El juicio contra los procesados se celebró ayer por la mañana en la Sección Primera de la Audiencia de Palma y quedó visto para sentencia. Los acusados son: Baldomero S.V., de 37 años; Marco Antonio F.G., de 32; Carlos G.P., de 37; Karol V., de 44; Ronny G., de 40; y Mirko S., de 32 años. Para cada uno de los dos primeros la fiscal pide cinco años de cárcel y seis para cada uno de los cuatro restantes.

Declaración

Los acusados negaron dedicarse al tráfico de sustancias estupefacientes en su declaración ante el tribunal. Tan solo Karol V. admitió que vendió pastillas, pero matizó que fue únicamente en una ocasión. Este acusado entregó en junio de 2011 un paquete a Carlos G.P. La policía lo intervino y en su interior había 1.766 pastillas de éxtasis. No obstante se negó a desvelar a quién iban dirigidas las pastillas. Por su parte, Carlos G.P. explicó que su tarea en esa ocasión consistía en hacer un «transporte» para Karol.

La policía efectuó diversos registros. En el interior del domicilio de Ronny se hallaron 257 comprimidos de éxtasis. En el de Mirko se encontró una prensa hidráulica, un molde de dos piezas integradas por tres planchas soldadas conteniendo restos de color azul, así como cuatro botellines de colorantes, supuestamente para la elaboración de pastillas de éxtasis.
Rony negó que las pastillas fuesen suyas y Mirko también negó que la prensa, el molde y los demás efectos fueran de su propiedad.

Al respecto concretó que él solo tenía alquilada una habitación en ese domicilio y había objetos de otras personas que habitaban o habían convivido en el domicilio.