El fallecido fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el aeropuerto. | Alejandro Sepúlveda

Un hombre de 38 años de edad falleció en la madrugada del martes al miércoles en Son Espases después de que le estallara un fardo de droga que había tragado para introducirlo en Mallorca.

El fallecido, de origen rumano, había sido sorprendido unas horas antes por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el Aeropuerto de Son Sant Joan. Llegaba desde Buenos Aires y había enlazado en Madrid con el vuelo hacia Palma. En este segundo vuelo comenzó a encontrarse mal, ya que al parecer los fardos de droga perdían. Tuvo un ataque de ansiedad que provocó que tuviera que ser reducido y, en un estado muy nervioso llegó a insinuar que llevaba la droga en su cuerpo. La tripulación del vuelo avisó a tierra y, una vez que aterrizó el vuelo, agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron al hombre y le hicieron una prueba de rayos x. Así confirmaron que en su organismo llevaba una gran cantidad de droga, distribuida en bolas que había ingerido.

Protocolo

Los policías pusieron en marcha el protocolo que se sigue en este tipo de casos, muy frecuentes. Detuvieron al hombre y lo trasladaron al hospital de Son Espases para que allí evacuara la sustancia sospechosa de ser droga que, posteriormente se analiza y se pesa. Sin embargo, en esta ocasión, el envoltorio de la droga falló. Uno de los fardos reventó, de manera que toda la cocaína que había en su interior quedó liberada en su cuerpo y le provocó una sobredosis que acabó de forma fulminante con su vida.

Según las pesquisas policiales, el fallecido llevaba alrededor de medio kilogramo de cocaína en su organismo.

Los 'mulos' son una de las vías más utilizadas por las redes de tráfico de drogas para introducir estupefacientes en Mallorca. Se trata de personas que cobran unos pocos miles de euros a cambio de tragarse la droga -generalmente protegida con preservativos- y así sortear los controles de los aeropuertos.

La policía investiga ahora quién pudo contratar al mulo fallecido ayer en Palma y quién se iba a encargar del tratamiento y de la distribución de los estupefacientes al por menor en la Isla.