Imagen fechada el día 14 de enero en la que se ve al capitán del crucero "Costa Concordia", Francesco Schettino (d), entrando a un vehículo policial en Grosseto, Italia. | ENZO RUSSO

16

La jueza de instrucción italiana Valeria Montesarchio ha ordenado hoy el arresto domiciliario para Francesco Schettino, el capitán del crucero «Costa Concordia» que naufragó el viernes en aguas de la isla de Giglio (Italia), causando la muerte de al menos once personas.

La jueza de instrucción de Grosseto (centro de Italia) dictó esta medida tras someter hoy a un interrogatorio en la sede del Tribunal de esta localidad italiana a Schettino, quien permanece detenido desde el pasado sábado, según informó el abogado del capitán, Bruno Leporatti.

La Fiscalía de Grosseto, quien hoy había solicitado la prisión cautelar para Schettino, acusa al capitán de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por lo que corre el riesgo de ser condenado hasta a 15 años de prisión.

Schettino asegura que «nunca» abandonó el buque

Durante el interrogatorio, el comandante del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino, ha asegurado este martes que «nunca» abandonó el buque tras su naufragio frente a las costas de la isla italiana de Giglio, al tiempo que se ha jactado de que salvó «miles de vidas» de pasajeros.

Schettino ha declarado que, con su actuación la noche del siniestro, salvó «centenares» y «miles de vidas». En respuesta a la magistrada de Grosseto encargada del caso, Schettino ha negado haber abandonado el buque antes de que se completara la evacuación de los pasajeros. «Yo no he abandonado el buque», ha remarcado.

Noticias relacionadas

El comandante del buque siniestrado no ha dudado en reconocer que se encontraba al mando del barco en el momento del impacto contra las rocas frente a la costa de Giglio, a última hora del pasado viernes. «Yo estaba al mando», ha dicho durante su comparecencia ante la jueza, que se ha prolongado durante unas tres horas.

Su abogado, Bruno Leporatti, ha relatado tras el interrogatorio que el comandante del 'Costa Concordia' ha respondido con profusión a «todas las preguntas» que le han formulado en el interrogatorio, que ha concluido a las 16.30 horas. Tras la declaración, Schettino ha sido trasladado en un furgón policial a prisión, donde esperará la decisión de la jueza de instrucción.

Posteriormente, será sometido a varios exámenes toxicológicos para determinar si consumió alguna sustancia estupefaciente el día del naufragio del 'Costa Concordia', según ha informado el portal TGcom24.

Este medio de comunicación italiano ha indicado que la noche del naufragio los tripulantes protagonizaron «un amotinamiento» ante la pasividad del comandante del crucero para poner en marcha cuanto antes la operación de evacuación. En concreto, consiguieron comenzar el dispositivo a las 22.45, minutos antes de que Schettino ordenara abandonar el barco oficialmente.

Combustible

Por otra parte, la operación para extraer del crucero las más de 2.000 toneladas de combustible que lleva comenzará el miércoles, según han confirmado fuentes de la compañía holandesa que realizará la operación y de la matriz del 'Costa Concordia', 'Costa Cruceros'.

El balance por el naufragio del crucero se eleva a once fallecidos y 21 desaparecidos, tras el hallazgo este martes de cinco cadáveres, correspondientes a cuatro hombres y una mujer, de edades comprendidas entre los 50 y los 60 años y que llevaban puesto el chaleco salvavidas en el momento de su muerte.