Naufragio del Costa Concordia

La guardia costera Italia ordenó al capitán del crucero volver a bordo

| Roma |

Valorar:

La grabación demuestra que el capitán del Costa Concordia trató de huir del naufragio.

17-01-2012

La guardia costera pidió en vano al capitán del crucero encallado en Italia que volviera a bordo para supervisar la evacuación, pero él se negó, según una grabación de la conversación reproducida el martes por el diario Corriere della Sera.

El capitán Francesco Schettino está en prisión bajo acusaciones de homicidio múltiple, de causar el naufragio y de abandonar el barco.

La grabación de sonido, reproducida en la web del diario, refleja el caos y la confusión en los minutos posteriores a que el Costa Concordia golpeara una roca frente a la costa toscana el viernes por la noche y empezara a escorarse. Seis personas murieron y 29 están aún desaparecidas.

Un portavoz de la guardia costera de Giglio, la isla frente a la cual encalló la nave, dijo que no podía confirmar la autenticidad de la cinta y afirmó que el organismo no se la había entregado al diario. No hubo comentarios disponibles de inmediato por parte del abogado del capitán.

La grabación está llena de ruido de fondo como pitidos y sonidos en los que se escucha a otras personas y la confusión reinante.

A continuación se presenta parte de la conversación:

Guardia costera al capitán (que ya ha abandonado el barco): «Hay personas que están bajando por la escalera de la proa. Vaya en dirección opuesta, vuelva al barco y dígame cuántas personas hay y qué tienen a bordo».

«Dígame si hay niños, mujeres y qué tipo de ayuda necesitan. Y díganme el número exacto de estas categorías. ¡¿Está claro?!"

«Escúcheme, Schettino, quizás se haya salvado de la fuerza del mar pero le haré pasarlo mal. Le haré pagar por esto. Maldita sea, ¡vuelva a bordo!».

(Se escucha ruido de fondo con otros guardias costeros gritándose en la misma sala sobre «el barco, el barco").

El capitán a la guardia costera: «Por favor...."

La Guardia Costera al capitán: «No hay por favor. Vuelva a bordo. ¡Asegúreme que va a volver a bordo!"

El capitán: «Estoy en un bote salvavidas, estoy aquí abajo. No voy a ningún lado. Me quedo aquí"

La guardia costera: «¿Qué está haciendo, capitán?"

El capitán: «Estoy aquí para coordinar el rescate ..."

El guardacostas le interrumpe: «¡¿Qué está coordinando ahí?! ¡Vuelva a bordo! ¡Coordine el rescate estando a bordo! ¿Se niega?."

El capitán: «No, no me estoy negando"

El guardacostas: «¿Se está negando a volver a bordo, capitán? Dígame la razón por la que no vuelve a bordo"

El capitán (inaudible): «Hay otro salvavidas...."

El guardacostas le interrumpe de nuevo, gritando: «¡Vuelva a bordo! ¡Es una orden! No hay nada más que pensar. Usted ha declarado el abandono de la nave. Ahora yo doy las órdenes. Vuelva a bordo. ¿Está claro? ¿Me oye?"

El capitán: «Vuelvo a bordo"

El guardacostas: «¡Vaya! Llámeme de inmediato cuando esté a bordo. Mi equipo de rescate está en la proa del barco".

Declaración ante el juez

El capitán del crucero «Costa Concordia», Francesco Schettino, admitió hoy ante la jueza de instrucción Valeria Montesarchio que estaba al mando de la nave en el momento en el que el buque chocó contra las rocas en aguas de la isla italiana del Giglio la noche del pasado viernes.

El fiscal Francesco Verusio compareció este martes en rueda de prensa en Grosseto (centro de Italia) para informar sobre el interrogatorio a Schettino en la sede del Tribunal de esa ciudad italiana.

La Fiscalía de Grosseto ha solicitado la prisión cautelar para Schettino, mientras la jueza ha decidido aplazar su decisión sobre la confirmación de la detención del comandante y sobre la petición de medidas preventivas.

Verusio explicó que la reconstrucción de los hechos facilitada por Schettino durante el interrogatorio no modifica el cuadro de acusaciones que pesan contra él por un naufragio en el que la compañía propietaria del buque, Costa Cruceros, ha admitido que hubo un «error humano» y que el capitán no respetó el reglamento, acercándose hasta unos 150 metros de la costa.

Las acusaciones que pesan sobre Schettino son las de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por los que el comandante podría ser condenado hasta 15 años de cárcel.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.