La Unidad Territorial de Costas (UTC) detuvo al conductor, en colaboración con la Policía Local de Manacor. | Alejandro Sepúlveda

12

Un conductor que circulaba a gran velocidad por el carril contrario de la carretera Manacor-Porto Cristo fue arrestado el día 26 por agentes de la UTC (Unidad Territorial de Costas), que evitaron de esta forma que provocara un grave accidente. El hombre, presumiblemente, se hallaba bajo los efectos del alcohol, pero se negó a someterse a la prueba de alcoholemia.

Sobre las cinco de la madrugada una dotación de la UTC detectó como un Renault Megane cabrio circulaba de forma temeraria. El turismo superaba los 100 kilómetros por hora, pero lo más alarmante es que circulaba en zig-zag, invadiendo el carril contrario.

Luces

Los funcionarios aceleraron para ponerse a la altura del coche y después procedieron a darle luces, para indicarle que se detuviera. El sospechoso, sin embargo, incrementó la velocidad y entró en el núcleo de Porto Cristo, supuestamente con la intención de evadirse de sus perseguidores.

Los miembros de la UTC no le perdieron de vista ni un instante y poco después observaron cómo el Megane se detenía en un lado de la calzada y el conductor apagaba el motor. Los policías rodearon el automóvil y cuando le pidieron al piloto que se apeara este reaccionó de forma inesperada: sostuvo que él no había circulado y que llevaba un tiempo allí, detenido.

Su versión no coló, sobre todo porque en el vehículo viajaba un copiloto que espontáneamente declaró a los agentes: «Menos mal que habéis venido. Tenía miedo porque iba a toda velocidad».

El acusado se negó a someterse a la prueba de alcoholemia, a pesar de que casi no se sostenía en pie y evidenciaba signos externos evidentes de embriaguez.

Detenido

La UTC solicitó el apoyo de la Unidad Central de Manacor (UCM), ya que el conductor había adoptado una actitud un tanto agresiva, y al final lo detuvieron por un delito de desobediencia a los agentes de la Autoridad.