Momento del control realizado en el Passeig Marítim con motivo de la puesta en marcha del ‘drogotest’. | Vasil Vasilev

27

Conducir bajo los efectos de algún tipo de sustancia estupefaciente en Palma tiene los días contados. En la madrugada de ayer y, con gran presencia de medios de comunicación, el intendente jefe de la Policía Local de Palma, Antoni Vera, dio el pistoletazo de salida a la aplicación del ‘drogotest', es decir, un kit de detección de drogas con el que cuentan los agentes a partir de ahora.

A las 00.05 horas de ayer, un total de 25 agentes de la Unidad Nocturna, Accidentes y de refuerzo montaron un espectacular control de alcoholemia y drogas en el Passeig Marítim, a la altura de Can Barbarà, en sentido a Portopí. Durante el mismo, un total de 17 conductores fueron sometidos a la nueva prueba. Catorce de ellos dieron un resultado negativo, un joven dio positivo en cocaína, otro en hachís y un tercero fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol.

Sanciones

Los dos positivos en drogas deberán hacer frente a una sanción que supera los 500 euros y el vehículo fue inmovilizado por los agentes.

El ‘drogotest' es capaz de detectar, casi sin margen de error, las seis drogas más frecuentes en Mallorca. Cocaína, heroína, hachís, metadona etc... no se escapan de la nueva herramienta policial.

Además, en breve, se añadirán a los controles selectivos la Unidad Canina. Se trata de la nueva incorporación de agentes caninos adiestrados para la localización y detección de drogas en los vehículos.


Aleatorios

Los controles, según el intendente jefe, se realizarán de manera aleatoria en las distintas zonas de Palma, pero con especial interés en Son Gotleu, La Soledat y Son Banya. En los próximos días, los macrocontroles se ubicarán en calles estratégicas de las barriadas más conflictivas con el único objetivo de impedir que la combinación de alcohol, drogas y conducción se produzca.

Hasta ahora, los conductores sospechosos de conducir bajo los efectos de sustancias estupefacientes eran acompañados a un hospital, donde se les tomaba una muestra de sangre, para confirmar o no si habían consumido drogas.