Previous Next
25

Zouhair A., el marroquí de 37 años detenido por el crimen de su ex novia en el Port d'Andratx, ha negado su implicación en los hechos. El sospechoso sigue arrestado en los calabozos de la comandancia de la Guardia Civil y hoy por la tarde será puesto a disposición judicial. Los investigadores siguen buscando el arma homicida.

Durante todo el día los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil continuaron con las pesquisas para aclarar el brutal crimen de Nuria Orol, la joven de 24 años que apareció apuñalada en la cama de piso, en la calle Gabriel Roca.

Los funcionarios se entrevistaron ayer con personas allegadas a la víctima, entre ellas José, el padre de la niña de dos años de Nuria. Ayer también trascendió que un amigo que la joven había conocido en un centro de rehabilitación se presentó el lunes en el Port, para visitarla. Sin embargo, no la encontró porque nadie abría la puerta de su casa y el joven acudió a al bar que regenta José para preguntar por ella.

El último día que se tuvo noticias de la víctima fue en la madrugada del sábado al domingo, cuando fue vista en la discoteca Barracuda. De hecho, había solicitado trabajar como camarera en el local, aunque al final el asunto no prosperó.

En el registró en la casa de la calle Quince Hermanos del Port d'Andratx, donde residía últimamente Zouhair, se encontró una sustancia en un jarrón, que está siendo analizada. El marroquí, al parecer, se puso muy nervioso cuando los agentes inspeccionaron la pieza de cerámica.

Vecinos de Andratx también recordaron ayer que el sospechoso alquiló durante una temporada una bolera en el municipio, en la que al parecer dejó de abonar varias mensualidades.

Ayer tanto en el Consolat como en el Ajuntament de Palma se guardaron un minuto de silencio en repulsa por el crimen de Nuria Orol. José Ramón Bauzá, president del Govern, expresó sus condolencias, trasmitió el pésame a la familia y condenó enérgicamente este nuevo episodio de violencia de género.