Imagen de un chupito en el momento que un camarero le prende fuego.

26

Agentes de la Policía Local de Palma procedieron a la detención de un camarero por lanzar, de manera accidental, un chorro de fuego a la cara de una pareja en la Platja de Palma.
Los hechos se produjeron sobre las cuatro de la madrugada de ayer en una discoteca de la Platja de Palma. Al parecer, y según las primeras hipótesis de la investigación, es típico que los camareros sirvan chupitos de Absenta -con más de un 80 por ciento de alcohol- sobre la barra. Acto seguido, para darle mayor vistosidad, se traza una línea de licor por la barra y se prende fuego. En esta ocasión, para hacerlo más vistoso, el camarero lanzó más licor, pero en lugar de hacerlo sobre la línea trazada lo tiró con bastante impulso hacia delante. Fue en ese momento que con tan mala suerte el líquido tocó el fuego y las salpicaduras ardiendo fueron a caer sobre el rostro de una pareja de clientes.
Rápidamente, numerosas patrullas de la Policía Local de Palma y una ambulancia medicalizada del SAMU-061 se personaron en el local de ocio y atendieron a las víctimas.
El facultativo desplazado evaluó a los jóvenes y ordenó su traslado a un centro hospitalario.
El varón sufrió quemaduras de segundo y tercer grado, mientras que las heridas de la mujer fueron más superficiales.
Los policías actuantes procedieron a la detención del camarero del local. Al mismo se le imputa un delito de imprudencia grave con resultado de lesiones.
El arrestado, defendido por el abogado Agustín Aguiló, fue puesto ayer a disposición judicial quedando en libertad poco después. El camarero declaró que es un profesional y que es la primera vez que le pasaba. Además acusa a los clientes de que en lugar de beberse el chupito, soplaron y eso produjo el accidente.