El helicóptero del 112 evacuó al herido desde el acantilado a la carretera, donde esperaba la ambulancia que lo condujo a un hospital. | Vasil Vasilev

7

Los equipos de emergencia se tuvieron que movilizar ayer, dos veces en poco más de media hora, para rescatar a un joven que había sufrido una caída en los acantilados de la carretera de es Cap Blanc (Llucmajor), y a un hombre que se lesionó un tobillo mientras se encontraba de excursión en Deià.

El rescate efectuado en Llucmajor fue bastante complejo y en el operativo participaron efectivos del Grupo de Rescate en Montaña de los Bombers de Mallorca, Direcció General d'Emergències, Policía Local, Protección Civil y 061. La víctima fue un ciudadano checo, de 31 años, que bajaba por un acantilado hacia el mar, en compañía de una joven rusa. La pareja aparcó el vehículo en el kilómetro 16,5 de la carretera de Es Cap Blanc, después de la urbanización Tolleric y el coche quedó en un margen de la vía, escondido entre la vegetación.

Salto

La pareja descendía por el acantilado, que tiene tramos señalizados y zonas donde hay un pequeño camino y otras con el terreno escarpado, con pasos delicados, en uno de los cuales hay cuerda para ayudar a bajar. Desde la carretera al mar hay unos 70 u 80 metros de desnivel.

En un paso complicado, el varón dio un saltó, apoyó mal el pie al tocar el suelo, se rompió el tobillo y perdió el equilibrio. Acto seguido fue rodando durante unos siete u ocho metros, hasta que se paró. La joven que le acompañaba bajó hasta el mar y pidió ayuda a un pescador, el cual llamó a los equipos de emergencia. Desde el lugar donde quedó el herido hasta el mar había un desnivel de unos 50 metros. La joven volvió a subir y esperó junto a su compañero. Como el coche estaba escondido y las indicaciones no eran muy claras, los equipos de emergencia tuvieron problemas para localizar el vehículo y saber el camino que había tomado la pareja para bajar hasta el mar. Finalmente los localizaron. El helicóptero del 112 llevó a un rescatador y a tres bomberos hasta un lugar próximo al herido, que no podía ser evacuado desde ese punto por aire al estar muy cerca de la pared.


Camilla

El herido fue bajado hasta el mar en camilla para que el helicóptero pudiera aterrizar y evacuarlo hasta la carretera de Es Cap Blanc, donde esperaba la ambulancia que lo llevó a Son Llàtzer. Para realizar esta maniobra la Policía Local tuvo que cortar la circulación ya que el helicóptero aterrizó sobre el asfalto. Después, el helicóptero tuvo que hacer dos viajes más para trasladar desde la costa hasta la carretera al rescatador, a los tres bomberos y a la pareja del accidentado.