Previous Next
8

Torrentes en lugar de calles. Miles de peatones pasados por agua. Y más de 70 incidentes en menos de una hora. Un diluvio tropical cayó al mediodía de ayer sobre Palma y dejó hasta 62 litros de agua por metro cuadrado.
El aguacero, que no se esperaba con esta intensidad, cogió a todos por sorpresa, en especial a los numerosos turistas y transeúntes que paseaban por las calles de Palma.
Eusebio Estada, Ausías March, Aragón y Manacor, así como Can Barbarà. Illetes y Ciutat Jardí fueron las zonas más afectadas por la lluvia. Una estación del metro cerró durante media hora por una entrada de agua en una rejilla de ventilación y numerosas plantas bajas y comercios sufrieron inundaciones.
La tormenta, acompañada de un fuerte aparato eléctrico, causó algunos problemas en las comunicaciones telefónicas y cortes puntuales de electricidad. Tres colegios de Palma -Santa Isabel, Son Pizà y Miquel Porcel- también tuvieron problemas por las intensas precipitaciones. En el aeropuerto de Son Sant Joan se decretó el estado de alerta y se registraron retrasos.
En Marratxí también se registraron inundaciones, y uno de los recintos afectados fue el centro de menores de Es Pinaret, en el Pont d'Inca. Sin embargo, en ese municipio no se alcanzó la intensidad de Palma.