La pareja obligaba a varios ciudadanos rumanos a pedir limosna en las calles de Palma. | P. ROIG

8

Funcionarios de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación (CNP) han desarticulado una red presuntamente dedicada a la captación de ciudadanos rumanos para su posterior explotación en Palma mediante ejercicio de la mendicidad, hechos que se han saldado con la detención una pareja a la que se le imputa un supuesto delito de trata de seres humanos.

En concreto, según ha apuntado la Policía Nacional en un comunicado, la investigación se inició a mediados de este mes, bajo el nombre de Operación Limosna, a raíz de la denuncia efectuada por una de las víctimas, nacional de Rumanía, quien relató que debido a su estado de necesidad económica y a la precaria situación familiar en su país, aceptó la oferta realizada por otro compatriota suyo, V.V. de 34 años, quien le propuso desplazarse hasta España para trabajar en la recogida de la aceituna en la provincia de Sevilla, por lo cual cobraría la cantidad de 500 euros mensuales.

El denunciante aceptó la oferta y realizó el viaje junto a otros 14 ciudadanos rumanos más, si bien, pasados dos meses de su llegada, 12 de ellos abandonaron el trabajo debido a que V.V. les estaba engañando, cobrando menos dinero del que debían cobrar, ya que habían contraído una deuda con él, al haber pagado los gastos del viaje y quedándose el denunciante junto a otros dos, dado que la deuda contraída según V.V. era mayor para ellos.

Falsa promesa de trabajo

La presunta víctima explicó que su trabajo en la recogida de la aceituna terminó a principios del pasado mes de febrero y le fue adeudada la cantidad de 1.000 Euros que V.V. se quedó como pago por la deuda, regresando a Rumanía para visitar a su familia.

Sin embargo, pasados unos días y debido a que la precaria situación familiar continuaba igual, volvió a contactar con V.V., quien le ofreció la posibilidad de viajar hasta Mallorca para trabajar como fontanero, lo que aceptó el ciudadano rumano, quien a su llegada fue alojado en el domicilio de V.V y su mujer, M.V., que le comunicaron que debía ejercer la mendicidad por las calles de Palma ya que no había trabajo.

Según la Policía, desde el primer mes fue sometido a un férreo control por parte de M.V. a fin de que no se quedase con nada de lo obtenido, pero pasado el mes V.V. le comenzó a exigir la cantidad mínima diaria de 40 euros, lo que no conseguía la mayoría de los días, motivo por el cual V.V. le agredía físicamente y le amenazaba, llegando a hacerlo con un gran cuchillo.

Trata de seres humanos

La víctima se mantuvo en esta situación hasta que a principios del mes de abril y aprovechando un descuido, se escapó del control de la organización y comenzó a pernoctar en los parques de la ciudad y a vagar por sus calles, sin acudir a albergues por si la pareja o algún conocido de estos pudieran encontrarlo, temiendo por su integridad física y la de su familia, tal y como relata la Policía.

Así, realizadas las pesquisas se comprobó la existencia de varios ciudadanos rumanos que ejercían la mendicidad y que también en estos casos los gastos del viaje fueron pagados por V.V. motivo por el cual la víctima le adeudaba a la organización 250 euros, además de tenerles que hacer entrega de todo lo obtenido con el ejercicio de la mendicidad, actividad que le causaba a la víctima «un gran menoscabo en su persona».

El pasado día 26 los agentes procedieron a la detención de la pareja como presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos, contra los derechos de los trabajadores y coacciones. Tras pasar a disposición judicial, el juez de instrucción en funciones de guardia decretó el ingreso en prisión del varón.