Previous Next

Vuelco espectacular en la investigación. La Guardia Civil ha detenido a la joven de Vilafranca que denunció que había sido asaltada y apuñalada en su casa por un encapuchado. Isabel, de 27 años, también aseguró que llevaba dos semanas recibiendo amenazas de muerte con anónimos y muñecos vudús. Los investigadores han concluido y que todo fue un mensaje suyo para llamar la atención.


La Policía Judicial de la Guardia Civil de Manacor se volcó en el esclarecimiento de los hechos, y les llamó la atención una circunstancia: ningún vecino o comerciante de las inmediaciones de la calle Sant Martí de Vilafranca había visto huir a pie al supuesto encapuchado. Sin embargo, fue durante la inspección ocular en la casa de la joven cuando se descubrió que todo era un montaje. En el cuarto de la chica se encontró un mensaje a medio acabar con amenazas de muerte, que supuestamente se iba a autoenviar. Las palabras habían sido confeccionadas con letras recortadas de diarios y revistas, como en las anteriores ocasiones en las que recibió las notas.


Pero el registro domiciliario halló más indicios. La joven, supuestamente, había sacado apuntes de internet sobre cómo hacer muñecos vudús, y esos fetiches coincidían con los que ella decía que estaba recibiendo.


Con todos esos datos, la Benemérita procedió ayer a la detención de Isabel, acusada de simulación de delito.
Durante su interrogatorio en el cuartel de la Guardia Civil, la vecina de Vilafranca negó que toda su historia fuera un montaje y después quedó en libertad con cargos. En su declaración, al parecer, incurrió en numerosas contradicciones y en algunos puntos determinados sostuvo que no recordaba nada.


Celos


Los investigadores creen que el montaje supuestamente urdido por la joven podría estar relacionado con los celos que siente hacia la actual pareja de su ex marido. De hecho, en su primera declaración tras el supuesto asalto que había sufrido el martes señaló a esa fémina como posible responsable de todas sus tribulaciones.