Agentes de la Policía Local y de la Unidad de Intervención Inmediata (UII). | Vasil Vasilev

24

La Policía Local de Palma detuvo a un hombre de 34 años y de raza gitana por agredir a un agente del Grupo de Acción y Prevención (GAP) cuando se encontraba en acto de servicio.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles, cuando una llamada a la Policía de Palma avisaba de que un hombre le estaba propinando una paliza a una mujer en la vía pública. Hasta el lugar, la calle Cap enderrocat, en la barriada de Son Roca, se dirigieron tres agentes de la Unidad de Intervención Inmediata (UII).

Según fuentes policiales, cuando los policías llegaron al sitio, ya había dos agentes del GAP, quienes interrogaban a los residentes de la zona, ya que cuando llegaron no vieron ninguna agresión.

Los vecinos aseguraron que el hombre había entrado en un bar. Según indicaron los agentes, el sujeto bebió varias copas y no quiso pagarlas. En ese momento, el dueño del local, un hombre búlgaro de 28 años, le pidió al sujeto que pagara las consumiciones y que se fuera del lugar. El detenido se enfureció y sin mediar palabra le propinó dos bofetadas a la mujer del dueño del bar, de nacional búlgara. Un amigo de la pareja, también búlgaro, intervino en la trifulca y sacó al presunto agresor del bar para defender a la mujer. La víctima declaró que no quería denunciar, que lo único que su única intención era que el detenido abandonara el local.

Según informó la Policía Local, al poco tiempo se concentraron unas 25 personas, de la misma raza que el agresor, fuera del bar y se encararon a los agentes. El detenido, al verse reforzado por los suyos, se envalentonó, empezó a insultar a la policía y le propinó un puñetazo a uno de los miembros del GAP. Posteriormente, llegaron diez agentes más para reforzar la labor de sus compañeros y consiguieron reducir y detener al hombre.