Previous Next
2

La policía, los bomberos y el 061 realizaron el viernes por la noche en Palma un servicio de los denominados humanitarios. Los equipos de emergencia entraron en un domicilio de la calle Bartomeu Torres donde residían una pareja de hermanos, de los cuales no se tenían noticias desde hacía días. En el interior encontraron al hombre, de unos 60 años, fallecido por causas naturales y a su hermana, de unos 65, a la que cuidaba ya que sufre una discapacidad psíquica, desorientada en el interior de la casa.

Una mujer que conoce a los hermanos fue quien dio la voz de alarma. Esta mujer solía acudir en sus momentos libres al domicilio de los hermanos para prestarles ayuda. El viernes por la noche hacía cinco días que no tenía noticias de ellos, nadie los había visto paseando por la calle ni comprando, y tampoco respondían al móvil, por lo que decidió avisar a la policía.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía la acompañaron al piso y llamaron a la puerta pero nadie contestaba. Después se solicitó al juzgado de guardia autorización para entrar en el domicilio. Los bomberos abrieron la puerta y los agentes accedieron al interior. Allí encontraron al hombre muerto sobre la cama de su habitación por causas naturales. Este hombre estaba jubilado y cuidaba de su hermana, quien estaba en su dormitorio desorientada. Al parecer, ella no había comido ni bebido durante bastante tiempo. El personal de una ambulancia la atendió y después la acompañó a un hospital. El médico certificó la muerte del varón y el cadáver fue retirado por operarios de la funeraria.

La presencia de los bomberos, policía y una ambulancia llamó la atención de muchos vecinos. Entre ellos había sensaciones contradictorias al conocer los hechos ya que, por un lado, lamentaban la muerte de su vecino, pero por otro estaban contentos porque se hubiese rescatado a tiempo a la hermana.