0

Cuatro personas han sido detenidas acusadas de la comisión de varios robos con fuerza que se producían desde el mes de enero en domicilios de la zona de Son Sardina y Son Ferriol, según informó la Jefatura Superior de Policía de Baleares. La investigación la ha llevado cabo el Grupo de robos de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

Tres de los detenidos eran los autores materiales de los robos y un tercero actuaba como receptor de las joyas sustraídas. Todos formaban parte de un clan familiar con numerosos antecedentes contra el patrimonio. Los ladrones accedían por la mañana a las viviendas, casas de campo y unifamiliares, y se llevaban efectos de valor como joyas y equipos electrónicos.

A lo largo de la investigación la Policía ha podido determinar que en los meses de enero y de febrero actuaron en Palma en zonas rústicas, pero posteriormente empezaron a actuar en la zona de Pollença y Santanyí. Se les acusa de una veintena de robos.

La mayoría de las joyas eran vendidas en casas de compra-venta, lo que ha permitido que se puedan recuperar la mayor, que ya han sido entregadas a sus propietarios.

Por otro lado, en una investigación paralela, la Policía ha detenido esta semana a dos personas -David M.Z, de 25 años, y su compañera sentimental- por el robo con fuerza en una casa de campo en el camino Viejo de Bunyola. La Policía recuperó los ordenadores y las joyas sustraídas.