0

Un conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol se estrelló en la madrugada de ayer contra dos casas de Cala Major y después se dio a la fuga.
El conductor, tras los dos accidentes casi consecutivos, se introdujo en un bar próximo, donde los agentes intentaron identificarlo. Ni él ni otros clientes colaboraron, pero al final el sospechoso salió a la calle y comenzó a proferir insultos y gritos. Tras ser sometido a la prueba de alcoholemia, arrojó un resultado inicial de 0.75, el triple de lo permitido.
Por otra parte, la Guardia Civil continúa investigando las causas del accidente mortal de un joven el sábado noche entre Porreres y Felanitx. Su Golf se salió de la carretera y se estrelló en una finca.