0

La Fiscalía mantiene la acusación por abusos sexuales contra una mujer de 60 años que, según la acusación, manoseó a una de sus nietas, menores de edad en Llucmajor, a la que habría obligado a tocarle sus partes.
El juicio quedó ayer visto para sentencia en los juzgado de Palma. La acusación sí que retiró uno de los cargos contra la mujer: el de exhibicionismo, al quedar patente a lo largo de la vista oral que una de las menores había visto a la mujer desnuda, pero que fue a través de la ventana y de forma accidental.
Denuncia
Los hechos ocurrieron en el año 2006. La acusada, se quedaba durante temporadas con sus dos nietas, que entonces tenían tres y siete años de edad. Tras uno de estos periodos, según las acusaciones, una de las niñas contó a su madre que había sufrido abusos por parte de su abuela. La madre llevó a la menor a un médico de familia y, posteriormente formalizó una denuncia.
En el juicio, la acusada negó los hechos que atribuyó a una invención por parte de su nuera, que cuando se produjo la denuncia estaba en tratamiento por depresión. La acusada daba clases de dibujo a otros niños y durante el juicio, varios de los padres de estos alumnos testificaron que sus hijos nunca habían tenido problemas con esta mujer. En el mismo sentido declaró ayer una perito propuesta por la defensa, que defendió que la personalidad de la acusada era «contraria» a un comportamiento de abusos infantiles.
En la primera sesión del juicio, el forense que examinó a la menor estableció que su versión de los hechos, que supone la principal prueba en contra de la mujer era creíble.
La fiscalía y la acusación particular solicitan una condena de dos años y medio de prisión para la mujer por abusos sexuales. Por su parte, la defensa pide la absolución y que se anule por falta de fundamentos la pericial que le incrimina.