0

Antonio Maestre, conocido tertuliano de La Sexta, ha publicado un interesante artículo en relación con la trayectoria de la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena y sus desvaríos y flaquezas en el ejercicio de sus funciones. Pero, en realidad, lo que pretende el señor Maestre es poner sobre la mesa los peligros para la izquierda que se derivan de posición política de poco empuje y cercana al PSOE. Para aquellos que no pudieran captar en profundidad el mensaje del artículo, éste va ilustrado con una foto de Manuela Carmena hablando jovialmente con Pedro Sánchez y que, en sí mismo, intenta ilustrar las contradicciones entre la «verdadera» y la falsa «izquierda»

En realidad, este debate es viejo desde el principio del movimiento obrero (hace unos doscientos años más o menos) que siempre ha buscado en teoría la unidad de la clase obrera pero que, en la práctica nunca ha conseguido realizarse. Es cierto que todos los partidos y tendencias políticas tienen diferencias entre sí pero no es menos cierto que la derecha es mucho más pragmática a la hora de defender sus intereses y que la izquierda, con menos intereses que defender, se suele centrar en exceso con en llevar por buen camino al resto de partidos de izquierda.

Dicho de otra manera (y con lo exiguo que da de sí una columna), diría que el artículo de Maestre forma parte de una vieja tradición política que me recuerda mucho a las querellas de la Segunda República. Quizás si los anarquistas no se hubieran peleado tanto con los anarquistas, los socialistas entre sí y los reformistas con los demás, todo hubiera sido mejor.