1

La última genialidad surgida de los publicistas vaticanos ha sido el affaire de monseñor Novell, hasta hace nada obispo de Solsona. No me vengan ahora todos diciendo que sí, que sabían que Solsona existía y que tenía obispo. Desde hace días el pobre hombre es noticia porque ha colgado el hábito enamorado hasta las trancas de una escritora de Súria, ni más ni menos donde viven mis suegros.

Sílvia Caballol se llama la autora, que escribe novelas eróticas y satánicas y que ahora mismo es la autora más buscada en las librerías y bibliotecas de España. Los publicistas eclesiales han matado tres pájaros de un tiro con el romance: han propiciado que se vuelva a hablar de la Iglesia largamente, se han cargado a un obispo independentista y molesto y han aprovechado para promocionar la lectura escrita por autoras jóvenes.

Sería fantástico si lo hubiesen planificado ellos, pero ha sido el amor… o el diablo.