Contar con un profesional de edición de vídeo es una forma ideal de aumentar las posibilidades de tener éxito en las campañas digitales.

Editar vídeos puede ser una buena forma de comunicar desde una empresa. Esta comunicación puede tener todo tipo de fines, pero debe contar con una calidad de edición a la altura. De lo contrario, los usuarios podrían extrapolar los fallos de la producción audiovisual a la calidad del producto o servicio de la empresa. Y este sería precisamente el efecto contrario que se pretende con este tipo de comunicaciones adaptadas al usuario.

Software de edición de vídeo desde PC

Los profesionales de la edición de video encuentran muy cómodo el formato del ordenador tradicional. No importa si se utiliza un portátil o un ordenador de mesa, ya que lo importante es utilizar diversos programas para sacarle el máximo partido a cada fotograma y sonido. Los especialistas suelen utilizar una pantalla de gran calidad para poder apreciar con exactitud cada modificación.

La forma de utilizar el software suele ser común entre todos ellos, ya que, ante todo, buscan la usabilidad. Estos formatos intuitivos permiten descargar el vídeo que se quiera editar, así como otros archivos de sonido o imagen. Es posible reproducir en directo el proyecto a medida que se practican diversas ediciones que lo acorta, alarga, modifica a nivel cromático, etc. Los expertos del sector son capaces de realizar acciones funcionales como el corte de una escena teniendo en cuenta aspectos estéticos como la música. Se trata de una combinación de elementos mediante sofisticados programas informáticos.

Algunos de los más utilizados en el gremio son Adobe Premiere, Final Cut, Adobe After Effects, Avid Media Composer, Sony Vegas Pro o Corel VideoStudio. No todos tienen el mismo nivel de complejidad o posibilidades creativas, por lo que, aunque un profesional domine la mayoría de ellos, utilizará cada uno en un momento determinado. Un gran número de especialistas tienen un programa de cabecera que usan en la mayoría de casos y otros que emplean dependiendo del proyecto. La dificultad de un proyecto puede hacerles seleccionar un software más básico si el trabajo es sencillo o más especializado si es un encargo complejo.

Los editores de vídeo aseguran que también se ven influidos por el toque estético que requieren algunos clientes. No siempre se trata de trabajos iguales o con un aspecto similar, por lo que deben adaptar el programa que utilizan a las necesidades de color, brillo, transiciones, etc.

Apps de edición de vídeo desde smartphone

En la actualidad, los teléfonos inteligentes han avanzado tanto que también es posible editar vídeos desde este formato de forma sencilla. No es para menos, ya que este dispositivo es uno de los más utilizados para ver luego dichas creaciones en webs y redes sociales. Para editar vídeos desde un teléfono, se requieren diferentes apps, tanto de pago como gratuitas que pueden ayudar a los creadores de contenido. Estos expertos utilizan estas herramientas de distintas formas, según sus necesidades. A veces pueden servirse de ellas para afrontar proyectos sencillos y asequibles que pueden solventar con una app profesional. En otros casos las utilizan para editar de forma sencilla aspectos puntuales del metraje o de los trozos editados.

Utilizar este tipo de aplicaciones puede permitir a los editores ahorrar tiempo y esfuerzo, debido a su mayor dinamismo. Con solo unos toques en la pantalla táctil del móvil, se puede conseguir detalles que de otra manera tardaría algo más. Los datos del nuevo archivo editado pueden viajar en cuestión de segundos al ordenador, para continuar la edición con estos fragmentos.

Ya sea para editar directamente o para editar en el ordenador, hay apps muy útiles, como Magisto, Filmora, VivaVideo, Kinemaster o Videoshop. Se trata de sistemas de edición sencillos en el uso y profundos en las aplicaciones. Utilizando estos programas de Android y Apple se pueden ajustar diferentes aspectos de los vídeos.

Contratación de profesionales freelancer en marketplaces

Una forma idónea de encontrar personal cualificado para los proyectos audiovisuales es utilizar marketplaces. Se trata de plataformas en las que compradores y vendedores pueden ponerse de acuerdo para cerrar tratos. Es un formato muy común en la venta de productos, pero que aún está despegando en la adquisición de servicios. Entre las plataformas más reconocidas está Fiverr, un marketplace en el que empresas pueden encontrar a especialistas de sectores como la edición audiovisual para renovar su presencia on line y su faceta comunicativa.

Nos encontramos con empresas que deciden delegar la edición de vídeo y tareas relacionadas en profesionales especializados elegidos a la carta. Esto es precisamente lo que ofrece Fiverr, una plataforma de personal autónomo en la que las compañías pueden encontrar al profesional ideal para sus tareas. En este caso hablamos de contar con un especialista en edición audiovisual que sea capaz de ayudar a crear y a configurar diversas piezas. No importa si se trata de vídeos para web, anuncios, promociones o contenido para Youtube, etc. La idea es contar con todas las virtudes de un empleado implicado, pero con una relación contractual limitada y eficiente.

Hacer spots para televisión, vídeos para redes sociales o vídeos explicativos para Youtube pueden ser algunas tareas pendientes para muchas empresas. Probablemente no cuenten con un trabajador dedicado de estos ámbitos en sus plantillas porque no les saldría rentable. Sin embargo, gracias a esta plataforma pueden contar con ellos solo el tiempo que los necesitan. A menudo, este tiempo se adapta a la duración de un proyecto o una campaña. En este tiempo, la compañía puede hacer uso de una serie de servicios pactados que darán gran valor añadido a su trabajo.

Contar con un profesional de edición de vídeo es una forma ideal de aumentar las posibilidades de tener éxito en las campañas digitales. Es un elemento imprescindible para la empresa del siglo XXI que ahora está al alcance también de pymes debido a estos formatos de contratación.